21 de Noviembre de 2015 13:33h

» Innovación y hacienda

La gestión de las subvenciones FEDER por mejora de eficiencia energética pone en alerta a los municipios de Almería

TELEPRENSA.- Los ayuntamientos de la provincia de Almería se han puesto en alerta ante las sospechas de que puede acarrear serios problema la gestión que desde la Diputación Provincial de Almería se ha hecho de las subvenciones de los fondos FEDER para la mejora de la eficiencia energética de los municipios. La preocupación se basa en las bajas temerosamente inexplicables que llegan casi al 50% del presupuesto público existente para la ejecución de la obras, así como notables discrepancias en cuanto a los trabajos realizados y en concreto sobre los puntos de luz supuestamente sustituidos y los finalmente ejecutados, tal y como se expone en uno de los casos que ya han pasado por el registro general del palacete de la calle Navarro Rodrigo de Almería.

Si en el mes de agosto fueron las escuchas telefónicas de la Operación Púnica las que pusieron el foco sobre Gabriel Amat, presidente de la Diputación Provincial de Almería, al ser protagonista de conversaciones intervenidas por la Unidad de Crimen Organizado de la Guardia Civil al presunto conseguidor Pedro García Pérez para Cofely, que precisamente se dedicaba a los contratos de Mejora de Eficiencia Energética, ahora son las sorprendentes bajas de precio y las discrepancias en los trabajos realizados.

En Albox, según un informe técnico remitido a la Diputación Provincial, se advierte que si en el proyecto inicial les informaron de la colocación de 51 puntos de luz, en el de ejecución de obras se señalaron sobre plano 66 puntos, pero al terminar las actuaciones el recuento final se ha quedado en 47 puntos de luminaria.

A esta discrepancia hay que sumar la incertidumbre generada al conocerse que el proyecto contaba con un presupuesto de 86.748,66€ y que al final se adjudicó por 47.711,75, un modelo que obliga a las empresas a navegar en el filo de la navaja de las calidades y costes, en vez de incentivar mejoras cualitativas sobre precio de licitación, es decir, obtener más por el mismo importe en beneficio de los pueblos a los que se ha concedido la subvención que gestiona Diputación pero paga prácticamente en su totalidad la Junta.

Las diferencias entre subvenciones concedidas y el importe final adjudicado genera unos excedentes que se rescatan desde la Junta que, a su vez, pone nuevamente a disposición de los municipios vía Diputación Provincial de Almería. Alcaldes de pueblos pequeños entienden que ésta puede ser otra de las maniobras que desde hace cinco años se viven en la institución provincial para favorecer con estos fondos a grandes poblaciones y no a las menores, que son la principal ocupación de las diputaciones sobre el papel.

© Ayuntamiento de Albox